ENLACE PATROCINADO

Aprendamos a Esperar por el Verdadero Amor

PUBLICIDAD


El camino de la vida muchas veces suele traernos momentos en los que la soledad nos agobia y nos llena de desesperación, haciéndonos creer que no merecemos ser amados o peor aún, que “no nacimos para el amor”, ¿qué hacer entonces?

Amor verdadero y sincero.

Nuestra sociedad suele ver con “malos ojos” a una persona que permanece soltera por mucho tiempo: los señalamientos no se hacen esperar y los prejuicios comienzan a crear un ambiente pesado que nos llena de presiones. Por otra parte, nuestro corazón nos pide a gritos una pareja, queremos recibir una gotita de amor de alguien al cual darle un abrazo, besarle, decirle unas bellas palabras o simplemente sentirle a nuestro lado. La presión es tanta… Tantos son los deseos sin cumplir y los anhelos de ser diferentes que terminamos por arrinconarnos al borde del abismo de la locura.

No nos enamoremos de “lo primero” que aparezca

Pero a pesar del caos, antes de caer al abismo, siempre llega una vocecita que suavemente nos susurra al oído del alma un “debes esperar”, que nos llena de dudas pero también de paz al saber que aún guardamos esperanza en nuestro corazón. Y nos encaminamos en esa espera, el problema es que las presiones continúan y nosotros nos sentimos solos… ¿Pero saben una cosa? Si le damos mayor importancia a nuestras necesidades, terminaremos por arrojarnos a los brazos del primer haragán que nos sonría y nos de unas minúsculas muestras de cariño, ¡Cuán grande será nuestro sufrimiento si iniciamos una relación de pareja por necesidad y no por  amor! ¡Cuán grande puede ser la desdicha al descubrir que aquel bello ser sólo era una apariencia! ¡Cuán amargas pueden ser las lágrimas cuando los besos ya no son los mismos! ¡Cuán decepcionante es sabernos “víctimas de nuestro propio invento!

Debemos esperar con paciencia y amor

Si queremos un verdadero amor, uno que nos haga temblar con su voz y nos estremezca con solo traerle a nuestro pensamiento, no podemos seguir actuando con los condicionantes de nuestras necesidades afectivas, puesto que sólo conseguiremos pérdidas y miserias. De ante mano, ello es una clara muestra de que primero debemos lidiar con nosotros mismos para poder estar con otra persona, es decir, primero debemos aprender a vivir en soledad para apreciar de manera adecuada la compañía. Si deseamos tener un verdadero amor, debemos esperar con paciencia y fe, ya que cada cosa en la vida tiene su momento exacto, no un antes ni un después, sólo un momento exacto.
¡Mereces lo mejor!

En el mundo hay muchas baratijas, no nos quedemos con ellas por miedo a la soledad o al “qué dirán”. Nosotros merecemos lo mejor, actuemos de acuerdo a ello y elijamos quedarnos con el más precioso de los tesoros de este cielo: un amor verdadero que nos ilumine cada vez que le miremos a los ojos al saber que todo es realidad y no existen velos ni apariencias, sólo amor sincero. Así las esperas sean largas, recuérdalo siempre, ¡Tú naciste para el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...