ENLACE PATROCINADO

Como alcanzar la Prosperidad Infinita

PUBLICIDAD


Nosotras contamos con todo lo necesario para tomar posesión y estar en posesión  de la prosperidad. Para lograr  la demostración de la prosperidad en nuestras vidas y  sólo se puede llevar a cabo con la máxima confianza y la fe.

Podemos dibujar sobre el fondo Omnipresente en toda la eternidad nuestra prosperidad, sin embargo, nunca crecerá menos, ya que se compone de las ideas.

Es decir se materializará tal y como lo hemos previsto, dibujado, imaginado, formado.

Nuestras Ideas deben ser grandes, debemos pensar a lo grande, no conformarnos con menos, si pensamos en grande, recibiremos cosas grandes, todo se hará de a cuerdo a las limitaciones de nuestra mente y de nuestros ojos espirituales.

Extiende las cuerdas de tu tienda, hasta donde pueda llegar tu vista y toma posesión de las riquezas de esta tierra.

A través del pensamiento, de tomar algunas de las ideas en tu mente y ellas empiezan a manifestarse en nuestros asuntos y proyectos. Métete en el pensamiento la prosperidad y la prosperidad se manifiesta en la prosperidad.

Cultívate en prosperidad de la cabeza a los pies, desde adentro hacia fuera. Cultivemos el hábito de pensar acerca de la abundancia presente en todas partes, no sólo en las formas de la imaginación, sino en las formas sin forma y sin limitaciones.

La visión que deberíamos tener, debería ser para construir nuestra prosperidad desde nuestro interior. No estamos estudiando la prosperidad para convertirnos solamente en ricos, sino para llevar a cabo esas características que son fundamentales para la prosperidad.

Debemos aprender a desarrollar la facultad que traerá la prosperidad y el carácter que no se echa a perder por la prosperidad. Si tú sabes cómo apoderarse de la Sustancia Universal y moldearlo a su uso, tú serás próspero. Eso es lo primero que bebemos aprender.

Apoderarnos de esa sustancia universal la que está en el aire y en todas las cosas creadas y por crear Sustancia Divina. Es nuestro derecho inalienable el ser prósperos, con independencia de quienes somos o dónde seamos. Podemos elegir.

La pobreza o la prosperidad, todo depende de nosotros, de cómo pensamos, que creemos y que sentimientos albergan en nuestro corazón.

Todo lo que tiene el Padre es nuestro, pero tú y yo somos los responsables de la relación que mantengamos con el Padre Creador, todo lo del Padre es bueno para nuestras vidas.

A través del reconocimiento consciente de su unidad con el Padre y Su abundancia que señalar a la Sustancia  Viva en el suministro visible. Sostienen que nosotros somos maestros con el Maestro, es decir somos Uno con Dios, Uno con el proveedor de todo bien, de toda riqueza y Sustancia y que nuestra prosperidad fluirá sin detenerse, por el contrario aumentará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...